Bien Informado

La importancia de la familia en tiempos del COVID-19

Especialista en psicología explica las implicaciones que pudiera tener el confinamiento en la población infantil
Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Tuitealo
Share on whatsapp
Enviar a WhatsApp
Share on email
Correo
Share on email

A pesar de que la familia es el núcleo primario de las personas, las exigencias cotidianas imponían un ritmo que de alguna manera impedía un acercamiento con los seres queridos. Por ello es que Linda Maritza Rojas Vega, especialista en psicología clínica, exhortó a la sociedad a que el tiempo de cuarentena sea un periodo en que las personas aprovechen para demostrar el apoyo y afecto hacia los seres queridos. “Es muy importante por todo lo que implica, cuando hay una demostración de afecto, hay un impacto en la otra persona, un impacto positivo y neurológico. Hay un desarrollo de neuronas que ayudan a que la persona se sienta feliz, se sienta motivado, que su autoestima esté elevado.

La especialista en psicología también recomendó que se establezcan reglas de convivencia , “que haya un buen manejo de la convivencia, de los espacios, para evitar problemas, confrontaciones, discusiones y otra serie de situaciones que pudieran dificultar la cuarentena.

Desgaste emocional

Asimismo, la psicóloga alertó que el encierro repentino puede haber ocasionado un desgaste emocional entre los miembros de la familia, sobre todo en los niños. “No estamos habituados al encierro porque, como lo dijo Aristóteles, somos seres sociales. Muchos niños de repente se encontraron con el encierro, con el aislamiento, con la no convivencia con los vecinos, se toparon con la no demostración de afecto mediante el contacto diario con otros niños. En ese sentido es muy importante hablarles con la verdad, es muy importante que ellos entiendan el por qué de estas medidas”.

Recomendó que a los hijos se les explique abiertamente el por qué los padres están dejando de acudir a sus trabajos, porque podrían tener acceso a noticias en las que se aborda el hambre, desempleo, carencias, y eso les puede generar ansiedad, angustia y hasta depresión. “Debemos acercarnos, platicar, que podamos resolverles sus dudas”, recomendó la psicóloga Maritza Rojas vega.

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Tuitealo
Share on google
Google Plus
Share on email
Correo
Share on google
Share on email